Y si te digo que te necesito… ¿Te asustas?

 

Creo que todo sería mucho más fácil si no nos complicáramos tanto la vida. Siempre dicen que no hay quien entienda a las mujeres, pero perdona que te diga, a los hombres tampoco.

Sí, ellos son simples, a lo que tú le das mil vueltas ellos le dan media, pero en cuanto a dejar las cosas claras se refiere tampoco son la creme de la creme.

Un día entre broma y broma me soltaste que no te asustas, que conmigo vives feliz y tranquilo. Pues bien, qué hago yo con esa frase ahora? Que después de estos meses siento que cada día te necesito más, que la distancia se convierte en esperanza cada día que pasa y me alimento de momentos felices que he pasado contigo esperando que se repitan cuanto antes.

Sabes? Siempre he tenido claro que la complicidad que tenía contigo no la tenía con nadie más, pero hasta hace nada era una complicidad amistosa. Ahora la sigo notando, pero le añado amor en ella, cosa que es jodidamente difícil cuando no sé lo que sientes tú al respecto. Y dime, qué se supone que debo hacer? Qué hago con las ganas que tengo de que me abraces, de que me cojas de la mano y sonrías mirándome a los ojos  de esa manera que tanto me gusta? Tus besos y tus caricias, tus bromas…

Creo que debería borrar todas estas cosas de mi mente por mi bien, porque puedo acabar muy mal si la cosa no sale como yo quiero, pero sabes qué te digo? Que ya es demasiado tarde, que ya me tienes en el bolsillo y que si te digo que te necesito…  ¿Te asustas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: