Amor del bueno

LLevo días, incluso semanas leyendo posts sobre el amor, sobre lo fantástico que es, sobre las sensaciones que provoca y lo maravilloso que es encontrarlo. ¿Qué pasa cuándo lo has encontrado y no te corresponde? Qué pasa cuando sabes que la persona que tienes delante, además de ser tu mejor amigo, es el amor de tu vida y tú no eres el suyo? Creo que es la peor sensación que una puede experimentar, y dejadme decir que el amor, a veces, no es nada bonito.
Para mi es bonito sentir algo por una persona. Sentir nervios cada vez que lo vas a ver como si fuera la primera vez que lo haces o tenerlo delante y tener ganas de gritar todo lo que te llega a gustar. Decirle que sin él nada sería igual, que te hace crecer como persona y sentirte viva. Eso sí es bonito, pero sólo cuando es recíproco… Porque que yo sepa una sola no hace nada con todos estos sentimientos, arrojarlos a un río sería más útil que intentar que esa persona disfrute de ellos.
Sentir algo por una persona es genial, sí, y yo me siento más viva que nunca al sentir todo esto, después de tanto tiempo sin sentirlo por alguien, porque me demuestro a mí misma que soy humana y que tengo un corazoncito al que hacer contento. Creo que ésta es nuestra misión en la vida, hacernos felices a nosotros mismos ( y de paso a los que nos rodean) porque si no eres feliz contigo, nadie lo será por ti.

Con todo esto te digo que con todas tus virtudes que me vuelven loca y todos tus defectos que me crispan a la vez que me enamoran, me los regales, a mí, que nadie te va a querer como yo, jurao. También te pido que te des prisa, que te espero pero no quiero que se me pasen las uvas… Ven y quiéreme, tonto.

Éste es el amor que había soñado, déjame disfrutar de él, amor. 

Anuncios

No te quedes con nada que no te guste, pero pelea.

“Ya se sabe. No somos novios, no nos pedimos explicaciones, no sabemos del otro más que lo que el otro quiere que sepamos. Un asco, vamos; al menos para mí. Yo lo que quería era otra cosa: una relación, de las que cuando se termina con el sexo se jura amor eterno.[…]

[…] Yo prefería aquellas veces que, como esta, se quedaba callado. Las mujeres somos así. Nos gusta más el silencio porque en él caben todas las cosas que preferiríamos que ellos sintieran o pensaran. Es mejor la incertidumbre que saber a ciencia cierta que en realidad está canturreando internamente o pensando en que le apetece una cerveza. […]

En el fondo estábamos continuamente manteniendo un pulso, pero un pulso con nosotros mismos. A mí ese rollo de la seudopareja moderna no me iba, pero jugaba a ir de dura y a fingir que no lo tenía en cuenta en mi vida y que lo usaba siempre que me venía en gana, cuando la verdad era que me encantaba ver que a él se le escapaban gestos un poco más íntimos que el sexo, aunque esos gestos, bien mirado, no tenían por qué ser amor.”

“Valeria en blanco y negro”  Elísabet Benavent.


Este estudio es la bomba

Me encanta!

muymolon

El otro día, un señor que pasaba por delante de nuestro estudio justo un ratito en que teníamos la puerta abierta nos preguntó si aquello era un bar. No sabemos si fue por el ambiente dicharachero, porque con tanto ordenador parece un ciber o bien porque al ver tazas por aquí y tazas por allí lo asoció a una cafetería, pero el caso es que un poco más y se nos sienta en el sofá del saloncito y nos pide un cortado.

Aunque ahora que lo pienso bien, creo que el señor era un trendsetter que había viajado hace poco a Australia y había descubierto Studio Bomba, un estudio de diseño, tienda y café precioso abierto desde 2011.

Mr_Wonderful_Studio-Bomba-Australia-4

Mr_Wonderful_Studio-Bomba-Australia-2

Mr_Wonderful_Studio-Bomba-Australia-8

Mr_Wonderful_Studio-Bomba-Australia-5

Studio Bomba empezó su andadura como estudio de diseño allá por 2006. Su evolución hasta llegar a tienda y café fue debido a una máquina de letterpress que compraron por ebay. Como…

Ver la entrada original 210 palabras más


Grazie mille

Las mujeres somos muy peliculeras, tanto en el amor, la amistad, el dinero, la felicidad… Siempre pensamos que “ojalá me pasase eso a mí” o “ mi vida es muy aburrida en comparación a cualquier película..”

Yo soy de esas, sobretodo en el amor y el dinero, pero sabéis en qué no me pasa? En la amistad. Hay gente con trillones de amigos, gente muy querida y “popular” que lo único que nos transmiten es que tú estás rodeada de soledad. Pues bien, me gustaría deciros (como ya se ha dicho muchas veces) que los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una sola mano. Es más, dentro de esta mano hay dedos que son más importantes aún.

En mi mano hay dos dedos a los que quiero muchísimo. Estas dos personitas, por muy bien queda que parezca, me hacen feliz. Ellas son mis mejores amigas, y lo han demostrado a pulso, os lo aseguro… Yo esto lo veo un privilegio muy grande, el saber que pase lo que pase van a estar ahí para ayudarte, escucharte y lo más importante, compartir contigo un millón de risas.

El viernes pasado fuimos a cenar las tres, y sinceramente, no era muy buen día para ninguna, pero la sensación que tuve al estar riendo como locas por tonterías que recordamos cada vez que nos vemos me hizo sentirme orgullosa de ellas. Cada una tiene sus problemas y los lleva como puede, pero quiero que sepan que la confianza que tengo en ellas es incalculable, porque son las mejores personas que he podido conocer jamás.

Me han querido cuando menos lo he merecido, les fallé, pero espero que algún día, ellas estén tan orgullosas de mi como yo lo estoy de ellas, porque detrás de esas dos sonrisas hay algún que otro sufrimiento y tengo que decir que las admiro, porque no todo el mundo es tan valiente como ellas.   

 

                                  Captura

Cada una con su vida, con sus problemas, y siempre tienen un minuto para ayudarte. Yo tengo todos los minutos del mundo para escucharos, ayudaros y haceros reír en lo que pueda. Porque sois mis heroínas y os quiero un montonazo. 


Y si te digo que te necesito… ¿Te asustas?

 

Creo que todo sería mucho más fácil si no nos complicáramos tanto la vida. Siempre dicen que no hay quien entienda a las mujeres, pero perdona que te diga, a los hombres tampoco.

Sí, ellos son simples, a lo que tú le das mil vueltas ellos le dan media, pero en cuanto a dejar las cosas claras se refiere tampoco son la creme de la creme.

Un día entre broma y broma me soltaste que no te asustas, que conmigo vives feliz y tranquilo. Pues bien, qué hago yo con esa frase ahora? Que después de estos meses siento que cada día te necesito más, que la distancia se convierte en esperanza cada día que pasa y me alimento de momentos felices que he pasado contigo esperando que se repitan cuanto antes.

Sabes? Siempre he tenido claro que la complicidad que tenía contigo no la tenía con nadie más, pero hasta hace nada era una complicidad amistosa. Ahora la sigo notando, pero le añado amor en ella, cosa que es jodidamente difícil cuando no sé lo que sientes tú al respecto. Y dime, qué se supone que debo hacer? Qué hago con las ganas que tengo de que me abraces, de que me cojas de la mano y sonrías mirándome a los ojos  de esa manera que tanto me gusta? Tus besos y tus caricias, tus bromas…

Creo que debería borrar todas estas cosas de mi mente por mi bien, porque puedo acabar muy mal si la cosa no sale como yo quiero, pero sabes qué te digo? Que ya es demasiado tarde, que ya me tienes en el bolsillo y que si te digo que te necesito…  ¿Te asustas?


Hola imbécil. Adiós.

Querido imbécil,

No sé muy bien por qué te escribo esta carta, porqué como ví en una película, es una carta que nunca voy a mandarte, y que tú nunca vas a leer. Supongo que porqué es tu cumpleaños y porqué tengo tantas cosas que decirte pero que nunca haré… Y ¡ puta, no sabes la rabia que siento de no ser yo con quién vayas a celebrarlo! Hoy me siento especialmente idiota, porqué me muero de ganas de abrazarte, de hacerte una tarta con mucho chocolate y de cantarte cumpleaños feliz, en el idioma y formato que tú quieras. Aunque sé que no sería capaz. Como no he sido capaz de acercarme a felicitarte por mi propio pié, y no por falta de ganas, sino porque sentía que cada vez que me decidía a hacerlo el corazón se me salía del pecho. No sé qué coño tienes que me vuelve tan loca y a la vez me da tanto miedo. Creo que ahora mismo nada puede darme más miedo que tú. Y el miedo no es bueno, el miedo nos paraliza y nos impide sacar lo mejor de nosotros mismos… ¿Y sabes lo único que soy capaz de hacer para que no te des cuenta? Ponerme una coraza que ni yo misma puedo romper. Es estupendo, como si produjera anti-cuerpos anti-tu, anti idiotas adorables como tú. Pero no es tu culpa, tú no tienes la culpa de ser tan jodidamente perfecto. Soy yo la que me siento pequeña a tu lado, (y no solo literalmente) no me siento lo suficientemente buena para ti. Y entonces vuelve a entrarme el miedo de que algún día puedas darte cuenta de eso…

Pero tengo que despertarme y empezar a vez ver las cosas con más claridad. La quieres a ella, y eso no va a cambiar de un día para el otro, ni siquiera sé si algún día cambiará… Pero ¿sabes? no puedo seguir siendo tú amiga y fingir que no me importa que hables de ella, o que no se me caen las bragas cuando te descubro mirandome, o que no experimento siete infartos de miocardio cuando te tengo cerca.. Porqué tengo, por una vez, que vencer al miedo de alejarme de ti y que no vengas a buscarme. Tengo que empezar a valorarme y saber que soy fuerte y que puedo seguir yo solita. Y sobretodo, tengo que darme cuenta de una puta vez, que ahora es ella quien te hace feliz. Y aunque me muero de ganas de decir que le pego veinte patadas a esa princesita, no creo que sea mejor ni peor que yo. Pero sí hay algo que tiene y que envidio con todas mis fuerzas, algo muy grande, y más le vale cuidarlo muy bien. Ese algo eres tú, y eso es algo que yo nunca voy a poder soportar.

Cuidate mucho y sé super super feliz tonto.

Besos


Oso amoroso cabronoso.

Creo que todos tenemos un pequeño oso amoroso dentro. Últimamente yo tengo uno muy grande que me hace parecer gilipollas, sí, ese estado en el que todo es de color rosa o más conocido como enamoramiento.

Pues bien, si eres ñoña como yo te gustará saber que existen chicos que son grandes osos amorosos, y eso es una gran noticia verdad? Pues aunque te acabes de volver loca ante mi gran descubrimiento tengo que decir que éstos son los más peligrosos:  Son esos que tienen unos dotes amatorios y conquistadores como la copa de un pino, posiblemente de los que a primera vista piensas “No, Horror!!!!!” pero que acaban siendo la peor migraña de tu vida.

¿Que porqué son peligrosos? Pues bien, la explicación se podría resumir en una sola frase: Prometer hasta meter, una vez metido nada de lo prometido. JÁ! Te creías tener al príncipe azul en la palma de tu mano y resulta que es él que te lleva en el paquete de Kleenex de usar y tirar. Y aquí estás tu, esperando a qué dé una estúpida señal. (Me dirás que es muy difícil mandar un WhatsApp, ni que sea con la caquita, cosa que te encantará porque se ha acordado de ti aún y siendo una mierda sonriente.)  *Monos tocando el platillo*

Y en este proceso de amor- odio, de no voy a hablarle más- si no le digo algo me da un patatús tu vas engordando con tu ansiedad. Yo como, fumo y no-follo, tres aspectos claves que juntos crean una 3ª guerra mundial dentro de mí.

Y con todo ya me he liado, en fin, que la frase esa de “Amores que matan nunca mueren”, después de una tarde sin chocolate, he llegado a la conclusión de que alguno de los amores que pasan por nuestra vida no llega a matar del todo ( Aunque en su momento tengamos la cara más hinchada que falete de tanto llorar),  porque lo que no mata engorda, y e aquí la explicación de mi flotador, tengo amores repartidos por todo el cuerpo!!

Y ahora me voy a dormir pensando en lo “faltica” que voy, acordándome de mi oso amoroso cabronoso.